Martes, 28 de agosto de 2007
Por: BIOL. ACUA. LEOBARDO GARCIA MORENO

Las pesquer?as han jugado un rol importante en las diferentes sociedades humanas y como fuente de alimento a trav?s de la historia. Han hecho parte de culturas y mitolog?as, como base de identidad y objeto de representaciones art?sticas. En parte esto es debido a que est?n irremediablemente ligadas a nuestra fascinaci?n por el mar y por su incontestable importancia como recurso para diversas comunidades en la historia.
La pesca es una actividad de vital importancia para los habitantes de la regi?n de la bah?a de altata. Ya sea como pescadores independientes, permisionarios, cooperativistas, intermediarios mercantiles o vendedores al menudeo, cientos de personas en la regi?n dependen de los recursos acu?ticos para subsistir. Pero al darnos cuenta a?o tras a?o de la escasez de los recursos, nos lleva a preguntarnos ?qu? es lo que est? sucediendo con la pesca, no s?lo en la regi?n sino en el pa?s y el mundo entero? La pesca es una actividad que, por sobreexplotaci?n, contaminaci?n o falta de organizaci?n (las tres van de la mano, en muchas instancias), ha sido testigo de la disminuci?n paulatina de su objetivo: las especies acu?ticas.
Vayamos entonces, a contemplar algunos datos que son sorprendentes para nuestra ?poca y que muestran la situaci?n actual del recurso pesquero en el mundo. En 1996, Alejandro Nadal lo planteo as?:
Durante los ?ltimos 50 a?os la industria pesquera mundial ha experimentado tasas de crecimiento cada vez menores, y en la actualidad muestra los efectos de una clara sobreexplotaci?n de los recursos pesqueros. Este fen?meno se presenta de manera clara en las principales pesquer?as del mundo
Esta situaci?n ha afectado los recursos pesqueros a nivel mundial. El problema ha tra?do consigo una sobrecapitalizaci?n de la pesquer?as fijas y en ciertos casos ha alcanzado los l?mites de la sostenibilidad, ?.... la poblaci?n de m?s de doscientas especies de valor comercial ha sufrido una reducci?n considera no compatible con el desarrollo sostenible de estas pesquer?as? .(Nadal: ?dem, p.13)
Conviene a?adir que la FAO considera que la captura en las diecisiete zonas pesqueras m?s importantes del mundo se encuentra en el l?mite de rendimiento sostenible o incluso ya ha sido rebasado, afirma que el 44% de los stocks de peces, han sido explotados hasta atacar el l?mite de su rendimiento. Para alimentar a los m?s de 7 mil millones de habitantes del planeta en el 2010, har?a falta aumentar la producci?n pesquera de 72.3 a 91 millones de toneladas anuales ..(Remy: 2002)


En nuestro pa?s, el estatus de este recurso es parecido a muchos en el resto del mundo, los principales problemas que enfrenta son:
a) Sobreesfuerzo pesquero, ocasionado por una pesca intensiva y desordenada

b) Falta de un ordenamiento pesquero, que procure la regulaci?n adecuada con normas sencillas y eficaces

c) Falta de apoyo tanto t?cnico como financiero a las personas dedicadas a la actividad pesquera

d) Falta de seguimiento, control y vigilancia de las actividades pesqueras
Aunado a estos problemas se reporta que ?m?s de la mitad de los mayores bancos de pesca en el mundo est?n agotados. En M?xico 151 de las 350 especies que se capturan de manera regular est?n en peligro, pues son sobreexplotadas. ? (La jornada, Domingo 7 de diciembre de 2003 p.36). En este ?mbito, se puede ejemplificar, como nos dice Gabriel Quadri ,
En el caso de altata que se abati? la pesquer?a de camar?n, se han reducido a niveles inaceptables, los vol?menes de captura de otras muchas especies han empezado a declinar, al igual que las tallas de los ejemplares pescados. Se utilizan artes de pesca altamente depredadoras como son las redes agalleras (que incluso se despliegan en las bocas de los esteros y bah?as) que atrapan y matan fauna marina sin piedad y sin racionalidad alguna. Con ello se desestructuran las cadenas ecol?gicas en el mar y se pierden oportunidades para nuevas generaciones. La situaci?n m?s extrema la ofrecen las redes de arrastre camaronero que devastan los lechos marinos, operando como verdaderos bulldozers
La producci?n pesquera de M?xico en un per?odo de 22 a?os (1976-1998) refleja una fuerte fluctuaci?n, que presenta dos ascensos m?ximos de producci?n con 1,565,465 toneladas y 1,570,586 toneladas en 1981 y 1997 respectivamente, con un promedio de producci?n de 1,254,000 toneladas en dicho periodo. Sin embargo, el registro m?s reciente (1998) muestra una baja considerable de producci?n, con un total de 1,233,292 toneladas .(rural http://www.red-arpe.cl/document/doc_04.pdf)




PREOCUPACION
Pensar que porque tenemos 11 mil kil?metros de litoral, 2 millones 900 mil kil?metros cuadrados de zona econ?mica exclusiva en mar abierto y 7.5 millones de acres en aguas interiores nuestros recursos pesqueros son inagotables nos ha conducido a generar una expectativa muy grande respecto de nuestra riqueza marina. Es un error de apreciaci?n y una falta de conocimiento biol?gico-pesquero de nuestra realidad. Es cierto que M?xico est? entre los primeros cinco pa?ses a nivel mundial en biodiversidad marina, pero la variedad es m?s dif?cil de comercializar, reponer y aprovechar.
Por otro lado, apenas hace unos cuatro a?os se empez? a cuantificar con precisi?n -mediante el programa prioritario de las pesquer?as- el tama?o de nuestra riqueza pesquera y de la flota que puede aprovecharla. Hasta hace poco descubrimos cient?ficamente que la riqueza de nuestros mares no es tan grande como se hab?a venido diciendo en el discurso oficial y financiero -un potencial de extracci?n pesquera de 8 millones de toneladas, cuando la captura de peces se ha estabilizado en un mill?n 650 mil toneladas-: hay m?s barcos y plantas procesadoras que las que nuestros recursos pueden soportar. Nuestra riqueza es finita.
Otro mito es pensar que el mar es tan grande que podemos contaminarlo y ambientalmente no le va a pasar nada, una idea rom?ntica que se manej? en la Europa del siglo XIX: es inagotable y los peces ponen tantos huevecillos que nunca les podremos hacer nada. Ambas son ideas falsas ya que el mar, a?n el abierto, se contamina y a los peces m?s prol?ficos los podemos acabar al sobreexplotarlos.
Estos son algunos de los problemas que, desde una perspectiva cient?fica, aborda la investigaci?n pesquera, una disciplina que a pesar de su importancia no es valorada por un Sistema Nacional de Investigadores que privilegia el desarrollo de la ciencia b?sica y menosprecia a quienes aplican sus conocimientos para resolver problemas inmediatos.
1. Falta de vinculaci?n de las universidades con los problemas nacionales. La disciplina aplicada en el ?rea de ciencias del mar es la investigaci?n pesquera. Tiene la relaci?n m?s directa tanto con los recursos naturales como con la tecnolog?a de la captura. Sin embargo, entre la veintena de instituciones de educaci?n superior que se dedican a la investigaci?n marina muy pocas ligan sus estudios con los fen?menos de extracci?n y captura de los recursos pesqueros.
El 95 por ciento de los que realizan investigaci?n pesquera en el pa?s son ocean?logos que hasta hace muy poco ten?an una preparaci?n m?s de tipo f?sico, o incluso qu?mico, del estudio de los mares, y bi?logos con una formaci?n naturalista del siglo pasado.
En la mayor?a de los institutos de ciencias del mar cuando mucho se imparte una materia de biolog?a pesquera en el ?ltimo a?o, pero en ninguna universidad del pa?s existe una curr?cula orientada a formar a un cient?fico en la materia espec?fica; quiz? la UAM tenga un buen intento en su ?rea de hidrobiolog?a, o en Veracruz, con los ingenieros pesqueros.
Los cient?ficos que producen en el campo de las ciencias del mar est?n preparados para reproducir en un laboratorio experimentos que pueden llevarlos al SNI y con el fin de obtener puntos; pero existen generaciones enteras que, en el mejor de los casos, dan clases en secundaria, bachillerato o la universidad.
La ciencia pesquera sigue siendo algo muy secundario: es una actividad que no toma en cuenta el Sistema Nacional de Investigadores; sin embargo, M?xico necesita que los conocimientos cient?ficos se apliquen para ayudar a dar una respuesta r?pida a los problemas que enfrentan la poblaci?n y el pa?s.

ACUACULTURA
La acuacultura cada vez gana mayor prominencia dentro de la producci?n pesquera. De 1994 al 2000, la producci?n acu?cola aument? casi en un 100%. En M?xico, dicha actividad tambi?n se ha instalado como una alternativa a la pesca tradicional. M?xico, en el ?mbito mundial, cuenta con posiciones destacadas en algunas especies: se encuentra entre las primeras cinco naciones productoras en mojarra, tibur?n, caz?n y osti?n; en camar?n, sardina y anchoveta, tiene el sexto lugar; en carpa, el s?ptimo, y en t?nidos el octavo. (Gaceta Universitaria 4 de diciembre de 2001, p. 15 ).
M?xico ha presentado un crecimiento sostenido: cuenta con m?s de 4 mil unidades de producci?n acu?cola dedicadas a la acuacultura rural y comercial, con una superficie de 250,860 hect?reas abiertas al cultivo en la cual se emplean aproximadamente 6,400 personas. De las especies cultivadas que destacan por su incremento productivo de 1995 a 1996, se encuentran el bagre (21.1%), osti?n (23.9%) y carpa (14.1%), entre otras .(Estad?sticas del Medio ambiente, INEGI,1997)
En 1998 la producci?n pesquera de acuacultura gener? $1,776 millones, es decir, el 17.7% del valor total de la producci?n pesquera nacional (SEMARNAP, 1998, Anuario Estad?stico de Pesca)
Seg?n el Anuario Estad?stico de Pesca, en 1999, el pa?s cont? con 347 granjas para la producci?n comercial de camar?n, consistentes en 26 mil 291 hect?reas de superficie cultivable. El 97% de ellas se encuentran ubicadas en los estados de Sinaloa, Sonora y Nayarit. En las entidades del Golfo de M?xico y Mar Caribe, se encuentran distribuidas 510 de ellas, principalmente en los estados de Tamaulipas y Campeche
Publicado por pro_altata @ 21:02
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios