viernes, 04 de enero de 2008
Por: M en C NELSON QUINTERO ARREDONDO
SUPERVISOR TECNICO DEL COMITE DE SANIDAD ACUICOLA DE BAJA CALIFORNIA

Debido a su valor comercial, el camarón es el principal cultivo que se realiza a nivel mundial. Anualmente genera derramas de miles de millones de dólares. Sin embargo, constantemente aparecen diferentes enfermedades que causan pérdidas cuantiosas en los cultivos. Esto, por otro lado fortalece la industria y obliga a los productores camaronícolas tomar medidas mas extremas en el cuidado y manejo de los organismos en cultivo.
Evidentemente la principal amenaza para el desarrollo de la industria camaronera son las enfermedades infecciosas causadas por virus. Hoy en día, se han descrito alrededor de 20 virus que afectan de alguna manera al camarón. No obstante, 4 son los virus que históricamente han sido causa de serias pérdidas económicas en los cultivos alrededor del mundo.
Uno de ellos el virus de IHHNV (virus de la necrosis infecciosa hipodérmica y hematopoyética), este virus se detecto a principios de los ’90 en el continente asiático, posteriormente de disperso a todo el mundo a raíz de las importaciones de organismos congelados, en México causo estragos a finales de los ’90 con pérdidas económicas serias. IHHNV es un virus que al momento, no causa ningún peligro aparente en los cultivos y se le considera endémico del camarón, hasta se ha llegado a comentar que camarón sin IHHNV no es camarón. En los cultivos de ciclo 2007 se le han atribuido algunos problemas de enanismo, sin embargo investigaciones recientes documentan que no son causadas por el virus en su totalidad, ya que deformidades y enanismos pueden originarse de una mala alimentación y otros factores. Ciertamente en el próximo ciclo 2008 algunos centros de investigación encabezados por el CIBNOR y los Comités de Sanidad Acuícola, realizaran un estudio dedicado a IHHNV para conocer la prevalencia en organismos desde reproductores hasta engorda, al final del cultivo conoceremos la incidencia del virus en los organismos, si es que la hay!. Y finalmente deslindar responsabilidades.
El virus del síndrome del taura (TSV), es otro de los virus que impacto a los cultivos de camarón. Este virus tuvo sus inicios en Ecuador en 1992 en granjas cercanas al río Taura, tuvo una diseminación muy rápida a Latinoamérica y Norteamérica, para 1995 ya se encontraba en camarón silvestre y cultivado de las costas de Chiapas, en ese mismo año se detecto en camarón cultivado de granjas de Sinaloa. Cabe aclarar que los productores de camarón se abastecieron de PL procedentes de Chiapas en esos años. Al principio se creyó que las mortalidades fueron a causa de pesticidas utilizados en los platanares de la región. El TSV causo serias mortalidades en camarón en toda Latinoamérica en la década de los noventas. Actualmente, se le atribuyen mortalidades en los cultivos, se cree que debido a su alta capacidad de mutación este virus ha vuelto pero con un impacto más agresivo. Sin embargo, hay que hacer más investigación al respecto. Por otra parte, su dispersión se agrava ya que insectos y aves pueden ser potenciales vectores del virus del taura.
El siguiente, es el virus de síndrome de la mancha blanca (WSSV), se originó en el continente Asiático en 1992 en granjas de P. japonicus y P. monodon. WSSV se diseminó rápidamente a todos las áreas de cultivo alrededor del mundo. Para el año de 1995 se detectó en el estado de Texas en cultivos de P. setiferus, esto a causa de importaciones de camarón congelado. En México, se detectó en 1999 en camarón cultivado y silvestre. Este virus es el más patógeno en la historia de la acuacultura mundial ya que ha causado las mayores pérdidas en la industria, además alberga una amplia gama de portadores específicos, afecta a todos los crustáceos y esto incrementa su patogenisidad.
WSSV (White Spot Syndrome Virus) mejor conocido como Mancha Blanca, es el virus mas estudiado dentro de la industria del camarón, sin embargo, muchas dudas siguen latentes, tal es el caso que granjas con análisis detectados como positivos semanas después son detectados como negativos. Así mismo se esta buscando la forma de propagación del virus sin encontrar resultados, se han analizado organismos silvestres de drenes, lagunas y esteros antes de la siembra y sus resultados son negativos, pero una vez detectados en granjas, en todos los lugares se detecta WSSV en organismos silvestres. Además, otro dato muy interesante, es que se le ha detectado en aguas de granjas en cultivo filtradas a 45µ, esto es mas preocupante ya que no esta preparada la industria camaronera en México para tal problema, dado que los métodos de filtración de agua son mucho mas superiores a eso. Posiblemente el virus quede en estado libre o se fije, adhiera o solo infecte a organismos pequeños en una etapa de su ciclo de vida. O aun mas preocupante, podría ser que la herramienta que utilizamos (PCR) no sea la adecuada para la detección del virus por las inconsistencias que se tiene con los resultados por diferentes laboratorios en una misma muestra.
Finalmente el virus de cabeza amarilla (YHV, por sus siglas en ingles), los primeros registros de este virus fueron en estanques de P. monodon en Tailandia en el año de 1991-1992. Su severidad y frecuencia declino fuertemente desde 1994 cuando WSSV se convirtió en la primera causa de mortalidad. A pesar de que oficialmente no esta reportada la presencia de YHV en las Américas, investigaciones entre 2001 reportan la presencia del virus en camarón cultivado de las costas de Sinaloa y en 2004 se detectó en camarón silvestre mas no cultivado en la misma región. Es conocido que YHV afecta a los camarones Asiáticos, posiblemente la razón de que no se tengan registros de mortalidades en camarón de las Américas es que tienen cierta resistencia al virus, ya que en un experimento realizado en el 2004 no se obtuvo mortalidad en camarones infectados con YHV (Quintero-Arredondo, 2004). De ahí el éxito que se tiene en Asia con los cultivos de L. vannamei hoy en día. Sin embargo, hay que evaluar los daños que pudieran causar en el continente Asiático otros virus potencialmente introducidos como IHHNV.
Por todo lo anterior, tenemos que aprender a convivir con los virus en los cultivos, solo hay que tener bien claro que con buenas practicas de manejo donde los organismos cuenten con buenos niveles de oxígeno y con una buena calidad de agua, todo esto aunado con una calendarización adecuada de siembra, esto con el fin de evitar lo mas posible las fluctuaciones de temperatura de los meses de mayo y octubre, mismos donde se presentan los picos de los eventos de mortalidad, se podrán tener cultivos exitosos, tal como lo están realizando los estados de Sonora y de Nayarit.

Tags: Altata, mancha blanca, virus, mar de cortez, camarones

Publicado por pro_altata @ 16:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios